TOC

¿Qué es el TOC? Trastorno Obsesivo Compulsivo

Por SM Psicólogos

Las personas estamos pensando constantemente y normalmente no controlamos conscientemente lo que pensamos, tenemos pensamientos espontáneos. Éstos nos ayudan a resolver problemas, ser creativos, imaginar, inventar… Pero a veces, aparecen de forma repentina y repetida, y pueden llegar a ser realmente molestos y provocarnos mucho malestar; en estos casos, solemos hablar de obsesiones

Cuando hablamos de obsesiones nos referimos a pensamientos o imágenes que aparecen sin que lo deseemos, generando en nosotros una gran ansiedad y malestar, querríamos que desaparecieran. Estos pensamientos desagradables e invasivos y pueden tener contenidos diferentes:

  • Pensamientos de contaminación: tener la sensación de estar sucio, infectado o enfermo tras tocar algún objeto, caminar por un determinado lugar y demás. Estas ideas generan miedo, asco, vergüenza y, sobre todo, mucha ansiedad.
  • Dudas sobre haber cometido un error: Un ejemplo claro podría ser la duda invasiva que a veces nos viene como “¿habré cerrado la puerta del coche?” o “¿he apagado la calefacción? ¿y si se quema mi casa?”
  • Impulsos de hacer daño: Las imágenes de hacer daño a alguien, por ejemplo de apuñalar a un amigo cuando vemos un cuchillo en la cocina o de tirar a alguien a las vías del metro, generan mucha ansiedad, y culpa en las personas. También puede haber pensamientos de hacerse daño a uno mismo: saltar por la ventana, suicidarse, cortarse un dedo…
  • Necesidad de orden: Son pensamientos de querer que las cosas estén en simetría, y de no estarlo, provocan malestar: los lápices alineados, los libros de la estantería ordenados sin que ninguno sobresalga lo más mínimo…
  • Otros: Otras obsesiones muy comunes pueden ser de contenido sexual: imaginar que se comete acciones obscenas a un menor; religioso: dudas religiosas, pensamientos que se consideran blasfemias; sucesos: creer que el hacer algo o pensar de una determinada manera puede hacer que otra persona muera: “si pienso que mi padre está enfermo hará posible que enferme”: y almacenar: necesidad de adquirir y retener objetos que no son útiles.

Estos pensamientos obsesivos suelen aparecer constantemente; tener una gran duración, siendo muy habituales en el día a día, y dándose en muchos lugares. Y esto puede hacer que demos mucha importancia, y tengamos la necesidad de controlarlos. Llamamos a estos intentos de control compulsiones.

Las compulsiones pueden ser acciones (lavarse las manos repetidamente, comprobar la puerta del coche) u otros pensamientos  (rezar, comprobar mentalmente que no se ha hecho daño a nadie, contar hasta 100 para que no pase nada malo). Las compulsiones calman el malestar que nos ocasionan las obsesiones. Estas acciones son repetitivas, nos supone un esfuerzo cometerlas y no provocan placer, tan solo las hacemos para evitar las consecuencias negativas de los pensamientos obsesivos.

Poco a poco, estos pensamientos obsesivos y las compulsiones van ocupando la mayor parte de nuestro tiempo, nos limita en nuestro día a día, hace que nuestras personas cercanas se preocupen por nosotros, que evitemos los contextos en donde experimentamos las obsesiones… 

En S&M Psicólogos sabemos lo difícil y  extraños que pueden resultar estos pensamientos y estas acciones. Entendemos el gran malestar que generan, así como el tiempo que se emplea en ellos. Por eso mismo creemos que es necesario intervenir cuanto antes en estos problemas. A día de hoy contamos con terapias y técnicas que han demostrado su eficacia en la mayoría de pacientes, y podemos adaptarla a cualquier persona para que mejore notablemente en su vida y sepa hacer frente a estos pensamientos invasivos. 

Pregúntanos cualquier duda, estamos para ayudarte.

Nuestros artículos más recientes:

Contacto

Acceso

«Ahora que has dado el primer paso, ¿por qué no seguimos avanzando»